sábado, 25 de abril de 2009

CULPA vs. PERDÓN

Hoy voy a contar una experiencia mía: desde que tenía uso de razón me llamaba la atención cierta gente que se martirizaba sin compasión culpándose por alguna causa que, para mi opinión, era insignificante en proporción al castigo infligido. Siempre pensé que yo no me arrepentía de nada, primero porque ya no tenía remedio y segundo, sí aprendería de la experiencia para mejorar en el futuro. Y viví con esa idea mucho tiempo ¡tan orgullosa y convencida de ella!
Cuando aprendí el lenguaje de los símbolos (el lenguaje universal maravillo, el lenguaje que la vida utiliza para comunicarse con nosotros a través de una anécdota, de los sueños, una frase fortuita que responde a alguna pregunta interna, etc…) comencé a llevarme alguna sorpresa. Si tenemos en cuenta que, cuando algo nos llama la atención es porque está significando algo que debemos atender y entender el mensaje, yo me sentía “muy rodeada” de gente que se culpaba… pero seguía sintiéndome libre de toda culpa.
También ha sido una constante en mi vida el que me culparan y, además, sin fundamento. Según los símbolos esto significaría que una parte de mi “me culpaba” a mi misma… pero seguía sin encajarlo.
Más tarde encontré el mundo floral (o me encontró el a mi) fui probando con esta y aquella flor. Al actuar como si pelaran “las capas de una cebolla” poco a poco las fui probando a modo de introspección y, debe ser que pasaba por un buen cambio pues, en definitiva ¡las utilicé todas!
Bien, pues cuando le llegó el turno al “pino” (para la culpa) ocurrió algo curiosísimo: siempre he sido muy austera en mi forma de vivir, necesito ganar poco y gasto menos; pero, a veces, me encontré con alguna crisis económica (debe ser que me paso con la austeridad) y, tomando el pino ¡comencé a ganar más dinero!
También he de añadir que viví con una persona que se reconocía tremendamente culpable y eso solamente era ¡la punta del iceberg!
Y, para colmo, ahora vivo en un lugar rodeada de pinos, ¡se llama “pinar real”! ¿para una real culpa?
En resumen que, atendiendo a los símbolos ¡estoy de culpa hasta más allá de las cejas! Y sigo sin encontrar de qué… si pienso en esta vida, otra cosa es si pienso en unos vagos recuerdos que ya traía “puestos” al nacer.
A través de las flores he observado que una buena cantidad de personas “necesitamos” tomar el pino, primero pensé que se trataba de una generación pero si amplio la investigación esta se prolonga mucho más allá de lo que pensaba. De hecho, alguna teoría expone que la culpa se remonta a los orígenes: al pecado original.
De cualquier forma sí se ve claro que las personas con una vida difícil o complicada, tomando el cuenta el karma, están o estamos muy prestas a “pagar” o cumplir con ese karma pero que, además hay un castigo extra autoimpuesto.
Si El Padre Eterno nos perdona continuamente, dándonos oportunidades, día tras día, para avanzar sin ese peso ¿por qué no nos perdonamos a nosotros mismos? En mi caso, hay un ángel que actúa el día en que nací y trabaja sobre el perdón, es más sobre la gracia en contraposición a la culpa (Aladiah), pero yo no, sigo con la sensación de algo que cometí en no se que vida y, aunque lo tengo medio consciente me cuesta un gran trabajo librarme de ese tremendo peso.
Cuento todo esto por si sirve de ejemplo y para poder poner en evidencia ese estado culpable que corroe a una buena parte de la gente.
La culpa es un sentimiento pernicioso que casi nunca se reconoce; la persona que está cargada de culpas... culpa a los demás, acusa, juzga sin clemencia pero antes es porque lo hace consigo mismo, no se permite ningún placer, siente que no se merece nada, incluso el derecho a la vida, llegando, incluso a ¿la autodestrucción? en definitiva, se amarga la vida y por extensión, se la amarga a los demás, entrando en un círculo pernicioso que, de no poner coto, tiene muy mal final.
Pero hay una sutil diferencia, quien realmente sufre la culpa es la personalidad inferior o lo que “creemos” que somos, las tendencias inferiores que se quieren identificar con nuestro ser real, auténtico porque éste, el ser auténtico, El Ego o Yo Superior, nuestra verdadera esencia es perfecta, inmortal, eterna… una chispa divina. Dicen los maestros que si imagináramos al ser más bello, aún nos quedaríamos muy cortos en comparación a cómo somos realmente
Por lo tanto me he propuesto denunciar esta lacra social que penetra profundamente en las raíces más ancestrales, de hecho, forma parte de las cinco etapas del duelo y ¿quién no ha pasado por un pequeño o gran duelo? La vida es un continuo cambio y esto supone pasar por pequeñas o grandes “muertes” tanto de personalidad como de seres queridos, situaciones, etc…
Tenemos grabado en la mente cuando ocurre una muerte y el niño pregunta ¿ha sido por mi culpa? Bien, pues ese niño se pregunta constantemente lo mismo dentro de nuestro ser…
Y ¿cuántas veces hemos repetido aquello de “por mi culpa, por mi culpa ¡por mi “grandísima” culpa!” y, por si no fuera poca la aseveración nos damos golpes en el pecho para que “entre mejor”…
ES MUY IMPORTANTE DESENMASCARAR ESE TERRIBLE VENENO PERNICIOSO.
La culpa puede llegar a ser tan corrosiva que una pareja puede separarse por este motivo, en más de una ocasión he visto como tomando “el pino” se ha superado una buena crisis.
Por favor, tenedlo en cuenta, guardamos un temible enemigo en lo más profundo de nuestro ser y ¡ni siquiera sabemos que existe! con estas pautas espero que os sirva de orientación y arroje un poco de luz. La culpa ya no es que sea inútil, no ¡es tremendamente dañina! lo constructivo es reconocer algo que pudiéramos haber hecho mal y corregirlo para la próxima vez, ser responsables pero libres de culpa, tomar la decisión para ser felices, reconocer lo que realmente somos pues como dice en La Biblia “sois dioses” Salmo 82:6 y Juan 10:34, también dijo Jesús “como estas cosas aún más grandes las haréis”. Solo es cuestión de aceptarlo así.
Continuará…

NOTA: cuando hablo de “el pino” es en referencia al elixir florar “pine” aunque como procede del árbol, cualquier forma de utilizarlo podría ayudar, aunque los elixires florales son como la quintaesencia de la planta: contienen una alta o concentrada vibración, información o energía de la planta o, en este caso, árbol.

6 comentarios:

cande dijo...

Hola Puri, hoy comienzo a tomar mis flores, entre ellas Pino. Yo desde luego me identifico como "Persona Culpable". Desde que tengo uso de razón he sentido culpa por casi todo, la educación en casa y en el colegio religioso marcan sobremanera y no es fácil cambiar los esquemas mentales que nos inclinan a culparnos constantemente. Tú dices que es una lacra y lo comparto pues es mucha la gente que se mortifica y se flagela por sentirse culpable, de hecho, la enfermedad que padezco, la artritis cursa con mucho dolor y el dolor físico se relaciona con la culpa (me siento culpable y me autocastigo provocándome dolor).
Estoy deseando ver cómo responden mis emociones al tomar las flores.
Por cierto, que sí que soy la Cande que habló del MMS en el blog de Carlos, y ahora que he descubierto tu blog espero que nos encontremos por aquí y por allá.
Un abrazo.

Puri dijo...

¡hola Cande! compañera de terapias pues aunque me he extendido en la entrada, me he quedado bastante corta con lo que quiro desarrollar además de lo que investigue. Y entre otras cosas trataré sobre las enfermedades autoinmunes o en las que el cuerpo "cree" que el mismo es una enfermedad o se autocastiga y entre ellas ¡está la tuya!
Pues ¿sabes? es bien raro encontrarse con alguién que reconozca sentirse culpable aunque sospecho que si te sientes algo es porque hay mucho más pero LO IMPORTANTE ES RECONOCERLO, es la mitad del camino por no decir la mayor parte. Cuando te asalten los pensamientos oscuros ¡recházalos! elige el camino fácil, el de la luz.
No hay más que observar la naturaleza y ver que no realiza ningún esfuerzo para crecer y regalarnos tanta belleza así como alimentos.
La culpa quiere que sigamos siendo infelices, desgraciados y nos hace creer que no merecemos nada bueno, ni un ápice de felicidad y eso ¡SE ACABÓ! si tenemos una mínima idea de QUIEN SOMOS no podemos prestarnos a ese juego.
En fín que ¡me embalo! y no voy a tener para poner en otra entrada, je, je.
Pues Cande ¡encantada de dialogar contigo! son muy interesantes tus aportaciones.
Por cierto ¿por donde vives? por si, además del ratón y la red había una cercanía también física, yo vivo en Madrid.
Abrazos.

cande dijo...

Hola de nuevo Puri!
Quería hacerte una pregunta, qué crees que es mejor, poner las gotas de los remedios florales en 30 ml. de agua solamente o añadir unas gotas de alcohol de uso interno para que se conserve mejor?
Yo llevo 3 días tomando las flores
(diluídas en agua nada más) y me siento fenomenal.
Un beso grande desde Tenerife, lejos en la distancia, pero cerca gracias a la red.

Puri dijo...

Hola Cande guapa, pues puedes tomar perfectamente las flores solo con agua, el alcohol es como conservante entonces si las vas a tomar pronto y observas que no se estropee el agua pues genial. Hay quien me dice que prefiere con el brandy porque así "le da un chupito" je, je, cuestion de gustos. Si ves que te vas a retrasar si conviene poner algo de alcohol de tomar o el brandy.
Pilar, si estás por ahí y tienes ganas de contarnos tu opinión ¡estaremos esperándola!
Y Cande cuentanos que tal te van las flores sobre todo la del pino dichosa. Ultimamente estoy muy sorprendida pues, aunque hace tiempo vengo dándole vueltas a lo de la culpa, ahora es cuando estoy alcanzando a vislumbrar toda la magnitud del tema, la primera en mi y luego en los demás, lo cual me alegra muchísimo ya que, sabiendo el problema, es fácil aplicar la solución pero también me entristece algo por la forma en que está instalada tanto en todos nosotros.
Llevo también 3 días tomando solo el pino junto con el remedio rescate pues le potencia y, de momento, se me ha quitado un bloqueo interno especie a un freno de mano que no me dejaba avanzar hacia lo que es bueno, positivo, incluso creo que ¡respiro mejor! en los límites que nos aprisiona la culpa y que no deja que llegue a nuestra vida todo lo que tenga que ver con algo bueno puede estar incluso el alimento (aunque soy buena comilona tengo carencias...) y ¿la respiración? así como relaciones afectivas o situaciones que, cuando están a punto de lograr una gran felicidad... se truncan... (o las trunca alguna tendencia que no nos deja ser felices?)
Bueno, ya me embalo otra vez pero, lo cierto es que me está impresionando mucho este tema ¡esto si que es un pandemia! no lo que nos cuentan por los medios de comunicación con la dichosa gripe de los pobres cerdos, en esto si que estoy INDIGNADA ¡ya se nota demasiado ¿no?! ¡que forma tan sencilla de alimentar a la farmaindustria y de no hablar de la crisis! ¿que pasó con la elevada mortandaz de la gripe aviar? ¿cuanta gente muere de un simple catarro o gripe común? ¿de que pandemia hablan? ¿de lo sinverguenzas que son?
Voy a tener que tomar también el holly, je, je pero no puedo con el manejo que hacen de nosotros.
Camde querida canarita y a todos
abrazos y mucha luz.
¡pensad, no os dejéis engañar!

Puri dijo...

Sobre la pandemia esa o peste negra que nos cuentan, por favor, Lily o alguien de México ¿nos puede decir si conoce algún caso cercano?
¡con tanta virulencia alguien conocerá a alguien ¿o no?!

Pilar Vidal Clavería dijo...

Hola Puri, buenos días,

Sólo comentarte en cuanto al añadir coñac a la preparación de las flores, que estoy de acuerdo contigo, si se hacen varías tomas al día no hace falta añadirlo, si van a ser cuatro tomas al día es mejor ponerlo porque así el agua se conserva mejor.