domingo, 11 de noviembre de 2012

Cuando alguien se va…


La vida es un continuo cambio por lo que todo cambia continuamente, las cosas, las personas, pero cuando un ser querido se va de nuestro lado… invariablemente surgen los fantasmas, las sombras que hablan y hablan, parlotean hasta el infinito: y ¿ahora qué? te ha abandonado, ya no te quiere porque no eres nadie, no hiciste lo suficiente, te has quedado sol@, vací@ porque no estás a la altura…. Y así continuamente día y, sobretodo, noche.

Lo que realmente ocurre es que una situación de cambio como es la marcha de un ser tan querido destapa o saca a relucir los defectos, puntos débiles que tenemos “de antes”, pone de manifiesto algo que estaba escondido, oculto entre los pliegues y repliegues del alma o de las emociones y éstas asaltan, inundan sin contemplaciones el centro de mando, el eje o punto central desde donde gobernamos nuestra vida, dando un buen golpe de efecto o de estado con sentimientos tan profundos como, en ocasiones, violentos:  ante todo, vacío existencial (LARCH+LARCH+LARCH, CENTAURY, CRAB APPLE) resistencia, negación (AGRIMONY, CHERRY PLUM, BEECH, STAR OF B.) miedo más o menos intenso (MIMULUS, ROCK ROSE, ASPEN, RED CHESTNUT) ira, rabia (IMPATIENS, HOLLY, CHICORY, WILLOW) frustración, depresión (GENTIAN, MUSTARD, GORSE) culpa (PINE, HEATHER, CHICORY) angustia vital, negar el cambio (SWEET CHESTNUT, WALNUT, ROCK WATER), aislarse WATER VIOLET, revivir una y otra vez el pasado “a ver dónde está la causa” HONEYSUCKLE, crear un mundo de fantasía, ensoñación como bálsamo CLEMATIS, anularse a si mismo CERATO, WILD OAT, SCLERANTHUS,  “rayarnos” la cabeza dándole vueltas y vueltas a la misma idea WHITE CHESTNUT. Y después de un tiempo llega el agotamiento OLIVO, HORNBEAM…

Bueno, creo que casi se pasan por todas las alteraciones emocionales pero destacaría, como fundamentales, dos: la falta de autoestima (no reconocernos cómo realmente somos) como la principal y la resistencia, pensando que perdemos algo…

LA RESISTENCIA TRAE SUFRIMIENTO

Nos queremos resistir, negando una realidad, pensando en que así la podemos tener atrapada o que no va a haber cambio alguno pero llega un día en que, ya de pura extenuación, cansancio nos doblegamos a la idea, a esa realidad, diluimos esos “yo” que tanto se quejan, probamos a aceptar… nos perdemos… entonces ¡ocurre el milagro!

Nos fundimos en la corriente de Vida, nos dejamos fluir por la energía cósmica donde todo y todos estamos unidos, enlazados, formando una sola entidad, la UNIDAD; nos sentimos una pieza fundamental del engranaje universal y, por si fuera poco, el ser que pensábamos perdido está en y con nosotros formando parte de tu a tu, en la misma onda o frecuencia energética porque en esa vibración no hay distancias, ni tiempo, ni espacio; es el origen, el Hogar al que pertenecemos y donde siempre existimos, donde convivimos con la LUZ, el AMOR… y entonces es cuando, realmente, (paradojas de la vida), nos encontramos.

Por lo tanto, cuando un ser querido se va nos está enseñando la lección más importante y la mayor ofrenda de amor que nos puede ofrecer: negarse para que seamos nosotros mismos.

"Yo soy, yo soy
Haya discípulos o no, eso carece de importancia.
No depende de ti y todo mi esfuerzo aquí es conseguir que también tú no seas dependiente de mí.
Estoy aquí para darte libertad. No quiero, de ninguna forma, anularte.
Sólo quiero que seas tú mismo.
Y el día en que eso suceda, cuando seas independiente de mí, serás capaz de amarte realmente. No antes."

Osho

4 comentarios:

Mercedes López Redero dijo...

Realmente bonito este artículo y ¡qué cierto!

M.Carmen dijo...

Sirve lo mismo ante la pérdida,por fallecimiento ? Siento tanto dolor,tanta soledad del alma...no se cómo vivir sin el...me resisto a este cambio tan brutal
Gracias

Puri. dijo...

M. Carmen, es exactamente lo mismo, la muerte no es más que una puerta a otra dimensión pero que está "interconectada" con la nuestra, es más, por la noche cuando dormimos ¡nosotros estamos también en esa dimensión!!! fíjate la ignorancia que nos han enseñado y que nos rodea.
Te aconsejo que positivices lo más posible, ten confianza, fe, escucha, percibe... y que vivas en el AHORA porque no te acuerdas de el porque le eches de menos, si no porque el "está contigo". Cuesta mucho porque es un cambio importante de estar en el físico al etéreo pero, dentro de un tiempo te darás cuenta de que, en esta nueva etapa, es más cercana, más sutil pero más amplia, mucho más.
Y, desde luego, ayúdate de las flores.
Gracias y mucho ánimo. Es una experiencia que nos eleva hacia esas regiones a las que pertenecemos.

Mcarmen dijo...

Gracias ,muchas gracias,es difícil,muy difícil vivir el cambio,pero te agradezco de corazón tus palabras,tu aclaración....un abrazo