jueves, 7 de mayo de 2015

Sofocos de la menopausia... o por cualquier otro motivo.

Cuando se habla de sofocos, la primera idea es la de la menopausia, la cual, dicho sea de paso ¡NO ES NINGUNA ENFERMEDAD! sino un ciclo más de la mujer que no tiene porque notarse tanto como nos quieren hacer creer los señores doctores o los lobbys de poder ¡qué manía con hacernos enfermos por cualquier motivo!!!
En la China, una mujer pasa por dicha etapa, de la forma tan natural, como cuando comenzó su ciclo "fértil" y con los niveles de calcio perfectos, aunque no toma leche en ninguna de sus variantes ¡cabría preguntarse el por qué! ¿precisamente porque no prueban los lácteos y sí consumen mucha soja? aunque habría que matizar, pues ya sabemos que la soja está hiper modificada genéticamente, convendría asegurarse de que sea de origen y con los avales ecológicos, los cuales son incompatibles, por definición, con tales modificaciones genéticas.
Las isoflavonas de la soja, onagra y, principalmente, el aceite de borraja van a equilibrar esta etapa de la forma más sencilla y natural.
Y volviendo a los sofocos, también "atacan", por ejemplo, a los jóvenes (aquello de "subirse el pavo") o, en realidad, a cualquier persona cuando se lleva una impresión, bien por timidez o bien por una cierta vergüenza o algo imprevisto que causa un "bochorno", una fuerte subida de la temperatura corporal repentina.
El problema surge cuando se repiten con una cierta continuidad. La cuestión puede ocurrir por un exceso de calor que el cuerpo origina o por una falta de "refrigeración", es decir, según la medicina china, los órganos que refrigeran el cuerpo son el riñón y la vejiga. Un mal funcionamiento de estos, por los motivos que sean (están asociados al valor y en su opuesto, al miedo), lleva a producir excesivo calor.
De cualquier forma, desde las flores de Bach, tenemos una solución bien sencilla que es la de tomar con una cierta continuidad, simplemente IMPATIENS, la flor de las "prisas, prisas" que, además, tiene la virtud de relajar el sistema nervioso y muscular.
Se pueden aconsejar también VERVAIN Y HOLLY, por lo disparado del calor, si acaso no funcionara la primera o, también, dependiendo de la persona.
Y si se trata de un proceso hormonal se puede añadir MUSTARD o CHERRY PLUM, pero casi estoy segura de que no iba a hacer falta.
¡Así son de sencillas y amables las flores!

1 comentario:

Vero Rodriguez dijo...

Acabo de descubrir tu blog y lo estoy disfrutando, gracias!